La calidad en un sombrero fino se determina por la cantidad de puntos por pulgada en el tejido del mismo.

Para este proceso se utiliza un graduador con lupa que nos permite contabilizar cada punto.